Nacido en una familia prominente de fabricantes de textiles en Alsacia, Francia, Jean Schlumberger (1907-1987) acabó estableciéndose a Nueva York. En 1956, el director de Tiffany & Co., Walter Hoving, lo contrató como vicepresidente de la empresa. Según las indicaciones del diseñador, se decoraron un estudio de diseño y salón especiales, y teniendo acceso a una provisión ilimitada de las mejores piedras preciosas de colores, Schlumberger creó algunos de los diseños de joyería más increíbles de su carrera.

Como innovador apasionado, Schlumberger recibió varios galardones y premios en el mundo del arte y la moda. Fue el primer diseñador de joyería en ganar el codiciado premio Coty American Fashion Critics’ Award en 1958; y el Musée des Arts Décoratifs en París (que alberga los diseños originales de Schlumberger) lo honró con una retrospectiva llamada “Un Diamant dans la Ville” (Un diamante en la ciudad) en 1995. Este homenaje póstumo fue tan solo el tercero que el museo hubiera jamás realizado para un diseñador de joyería.

 

En sus últimos años, Jean Schlumberger regresó a París, la ciudad que despertó su alma de artista. Falleció en 1987, con 80 años de edad, dejando tras de sí un legado de creaciones de joyería maravillosas y llenas de esplendor.