Como pionera de la moda de gemas intensas y llenas de color de los años 80, muchas de las piedras preciosas que Paloma usaba habían sido ignoradas completamente por la industria hasta entonces. Ella cuenta que al asistir a una reunión en Tiffany, le presentaron el inventario completo de gemas de la empresa para que ella escogiera. “Quedé completamente fascinada. No sabía que teníamos colores tan extraordinarios y vibrantes. Me divertí mucho jugando con todas esas piedras preciosas y descubriendo que la naturaleza no tiene límites en lo que puede producir”. Su amor por las gemas se puede ver en colecciones como Olive Leaf, Paloma's Sugar Stacks y, más recientemente, en su nueva colección Paloma’s Studio. Junto con su uso del color, Paloma también es elogiada por los significados que tienen sus diseños. Muchas de sus piezas causan un efecto casi como si fueran talismanes. Esto quedó particularmente claro en su colección revolucionaria para hombre: una de las primeras en su género.